Cumpliendo sueños

Vacunas programadas, pasaporte en regla, billetes de ida comprados (los de vuelta aún no), tu, yo y unas pedazo de ganas que nos empujan… Listo! Casi todo lo necesario preparado para nuestro próximo destino juntos. GAMBIA.

Tantas veces he escuchado hablar de ella que cualquiera decidiría conmigo ir a conocer ese pequeño país, hasta el momento desconocido para mí. No recordaba que en clase de geografia se hablara de un pequeño territorio alargado en medio del gran Senegal. Hasta que conocí a Raúl.

Fue así cuando, desde la primera conversación, pase a focalizar toda mi atención en ese país africano. Quería descubrir qué le había atrapado de allí. Qué había vivido para soñar como lo hacía. Por qué decidió crear un pequeño gran proyecto con los infantes de la zona. Qué sintió. Cómo vivió durante esos meses ahí. Qué le dio esa multitud de gente de la que tanto hablaba.

Qué, cómo y por qué, eran las cuestiones que siempre rondaban por mi cabeza. Pues de esa manera, podía acercarme a su experiencia, podía trasladarme allí aunque fuera solo en el mundo de mis pensamientos, a través de sus palabras.

No tardamos mucho en decidir que podría ser un buen objetivo común. Mis ganas de conocer mundo, romper con la rutina y de alguna manera con el sistema, la idea previa de colaborar en algún proyecto donde trabajar con niños de alguna aldea africana precisamente (así, en general, por mi desconocimiento), el saber sobre otras culturas y maneras de vivir… Eso, sumado a su segunda casa, familia, y a nuestra ilusión, fueron los grandes detonantes (que no son pocos) que nos condujeron a tomar tal decisión.

Así pues, después de una temporada conociéndonos y ahorrando un dinerillo… Ya podemos decir que nos queda poco más de dos meses para vivir una nueva experiencia. Esta viene cargada de múltiples factores novedosos para ambos. Cambio de contexto, cultura, idioma, maneras de vivir, entre ellas, la convivencia.

Para mí, desde luego, será un choque importante. Lo más lejos que he estado, culturalmente hablando, de Occidente, para llamarlo de alguna manera, ha sido la reciente estancia en Marruecos. Una muy grata y enriquededora vivencia, por cierto.
Pero Gambia será ir un paso más allá… Nada que ver con los vecinos marroquíes porque al fin y al cabo, no dejan de tener un contacto directo con la cultura europea, aunque un estrecho marítimo marque ciertas distancias.

En definitiva, en breves nos disponemos a coger un avión dirección Gambia. Y yo me muero de ganas. Así que vamos a disfrutar de la experiencia, a aprender, a contar estrellas, y como dijimos una vez: A vivííííí!!

Ari

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s