TERCERA PARADA: MEKNES

Para ir del desierto a Meknes, tuvimos que coger de nuevo un autobús nocturno, con la compañía supratours. Esta vez paramos 200.000 veces más. Para nuestra sorpresa, llegamos al destino a las 3 de la madrugada. Aquí solo nos bajamos nosotros y tuvimos que buscarnos la vida, pues nos habían cancelado a última hora el alojamiento allí. Gracias a un taxista muy enrollado, estuvimos una hora dando vueltas por la ciudad en busca de un riad donde quedarnos. Estaban todos llenos. Finalmente, encontramos un hotel de mala muerte para pasar esas pocas horas.

Meknes es otra de las ciudades imperiales marroquíes, con una medina más chiquitita y una plaza con mucho ambiente, sobre todo al atardecer. Encantadores de serpientes, puestos de comida, caballos, monos, gente bailando, mercadillo de ropa, paseos en coches teledirigidos para los pequeños y su gran cantidad de bares que rodean toda la plaza.

Comparándolo con la gran y caótica medina de Fes, y el increíble paisaje del desierto, Meknes ha sido el punto más flojito, pese a ser muy bonita y al gran ambiente de su plaza principal.

IMG_20160327_204955-01

Nuestra ruta finaliza en Rabat. Al día siguiente nos disponemos a coger un tren que nos llevará a Sale, ciudad periférica y cercana al aeropuerto de la capital, que es desde donde sale nuestro vuelo de retorno.

Marruecos es un destino para sentir y aprender. También para repetir. Seguro.

Aquí un resumen de nuestras huellas en las tres regiones marroquíes del viaje. A veces, una (tres) imagen vale más que mil palabras.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s