7 COSAS IMPRESCINDIBLES DE NUESTRO PASO POR ESTAMBUL

 

Queríamos un fin de año diferente, fuera de nuestra tierra. Así que, con dos semanas de antelación, buscamos vuelos por Europa para visitar alguna ciudad desconocida para nosotros, ya que tampoco disponíamos de mucho tiempo. Y fuimos a parar a ESTAMBUL. Teníamos mucho por ver y tan solo 4 días. Una inmensa ciudad llena de contrastes y variedad cultural, a las puertas del gran continente asiático. El río Bósforo hace de frontera natural.

Nuestra sorpresa vino cuando al aterrizar vimos el enorme temporal que estaba azotando aquel lugar, estaba TODO NEVADO. En pocas ciudades hemos podido ver nevar de esa manera. Así que, efectivamente, iba a ser un fin/entrada de año distinto y auténtico.

Si te estas planteando ir a Estambul, lee atentamente estas recomendaciones que vale la pena seguir.

  • COMER UN BUEN BOCADILLO DE SARDINAS

Hay unos chiringuitos justo al pie del Puente Gálata (es el puente que une la zona histórica con la moderna de la ciudad y le da nombre la famosa torre cilíndrica de la ciudad que allí siempre se recorta en el horizonte), en la orilla de la parte antigua, donde preparan unos bocadillos riquísimos de sardinas y vegetales en los barcos amarrados al muelle. Así que, por tan solo 5 liras turcas (menos de 2 euros) puedes comer de lo más a gusto al lado del mar. Después uno se puede comprar unos buñuelos o unas castañas asadas justo en frente del puerto. Se puede completar la velada todavía más y pasearse cruzando el puente y observando toda la vida que sucede sobre él una vez al atardecer. Ese baile de pescadores, niños y gaviotas. Desde aquí las vistas de la ciudad fueron tan bonitas como frías.

IMG_20160102_203837.jpg

  • TOMAR ZUMO DE GRANADA Y TE DE MANZANA

DSC_0040.JPG

Depende del calor o del frío que haga en la ciudad, cualquiera de estas bebidas te refrescará o te calentará, y te hará disfrutar de una temperatura agradable estés donde estés. En algunos bares que encontramos callejeando te ofrecen el té gratis y con el temporal que cogimos cuando fuimos agradecimos el hecho de tener una bebida caliente entre manos. También probamos el riquísimo zumo de granada. Ambas delicias te endulzarán tu estancia en esta preciosa urbe.

  • NO COMPRAR EN EL GRAN BAZAR

Nos lo dijeron antes de entrar… “El Gran Bazar está pensado para el turista, no compréis”. ¿Qué hicimos? Pues comprar. Los colores, los diseños, los abalorios, las decoraciones, TODO, es muy atractivo y te atrapa. Además, los vendedores, tan espabilados, saben hablar casi cualquier idioma, te miran y ya saben de donde eres, pues en varias ocasiones, se dirigieron a nosotros en castellano, incluso a veces también en catalán, sin nosotros decir ni pío previamente.

A parte, sales del Gran Bazar, giras la primera esquina y encuentras los mismos monederos (por poner un ejemplo… ejem ejem…) por un precio de hasta una décima parte de lo que cobran en el interior. Así que no seas ansioso… Contempla y disfruta del mercado porque realmente vale la pena, pero vale más la pena aun, esperar un poco a comprar lo mismo a un precio bastante más asequible en todas las callejas que lo rodean.

DSC_0024.JPG

  • ESCUCHAR LA ORACIÓN EN LA PLAZA DE SULTANAHMET

En la parte antigua de la ciudad se agrupan muchísimas mezquitas. En la Plaza de Sultanahmet se encuentra la Gran Mezquita Azul, acompañada de otras más pequeñas que se unen a la llamada, la plaza es el lugar ideal para sentarse pues recibe las cinco oraciones diarias que se cantan diariamente en primerísima línea. Es un momento mágico, ya que los cantos atrapan a cualquiera que se encuentre en ese preciso momento en el lugar.

DSC_0053

  • VISITAR LA GRAN MEZQUITA AZUL

Es la que aparece en la anterior imagen. Se trata de la principal mezquita de Estambul. A parte de ser impresionante desde el exterior, el interior es brutal en especial por sus techos pintados y detallados a mano. Se puede acceder de manera gratuita. Igual que las demás que también pueden recibir visitas, ésta tiene una zona exclusiva destinada a los que profesan el Islam  y otra para los no musulmanes. Para poder entrar, hace falta descalzarse como lugar sagrado y de culto que es y puesto que de esa manera lo determina aquella religión. El suelo está cubierto de suave moqueta donde poder sentarse a contemplar la belleza del lugar, si apetece. Seguro que sí apetecerá. Pues es una tremenda maravilla. Las chicas, para acceder, por respeto a la cultura, han de cubrirse cabello, hombros y piernas. Durante las horas de culto el espacio permanece cerrado al visitante.

  • COMER GÖZLEME

Si viajas a Estambul podrás ver como en bastantes restaurantes hay mujeres sentadas,en la misma entrada, donde preparan esta comida típica turca. De esa manera puedes ver el proceso de elaboración. Es similar a una crêpe y pueden ser servidas con distintos rellenos salados deliciosos. Está bueno, bueno. La autenticidad y la proximidad con la que elaboran este plato hace que cualquiera quiera probarlo antes de marcharse del país.

DSC_0110.JPG

  • ATARDECER A LA ORILLA DEL BÓSFORO

Dentro de nuestros planes entraba ver la puesta de sol en el barrio de Üsküdar, en la zona asiática de la ciudad. Estuvimos esperando una tarde despejada y sin nieve, pero no tuvimos la gran suerte de tenerla. Nos quedó pendiente pues para la próxima vez que seguro llegará. Sentarnos en unas gradas, esperar a ver caer el Sol, iluminando de rojo el perfil de la ciudad. El espectáculo natural a orillas del río que separa la ciudad.

Así que si tienes la oportunidad de ir, no te lo pierdas y luego cuéntanos. Estambul es de esas ciudades que no se olvidan.

¡UN ÚLTIMO DETALLE!

Istanbulkart es la tarjeta recargable para los desplazamientos en transporte público de la ciudad. Con ella puedes viajar en metro, tranvía, ferry, bus, funicular… En definitiva, en todo menos en taxi. El precio del transporte es muy asequible y si vas a estar más de un día en Estambul y tienes pensado moverte tanto como nosotros, vale la pena comprarse una de estas tarjetas con la que te podrás ahorrar un dinerillo. Si dispones de ella, cada viaje te cuesta 1’3 liras (0’40 euros).

 

¡PINCHA AQUÍ! Podrás ver nuestro cambio de año en Estambul

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s